Formación

Cada año comienzan su colaboración con Uría Menéndez jóvenes abogados con la capacidad intelectual, el carácter y la motivación necesarios para convertirse en miembros destacados de su profesión.
Raquel López Lolo <br>Asociada sénior<br>Oficina de Bilbao

Raquel López Lolo
Asociada sénior
Oficina de Bilbao

“Iniciar tu vida profesional como abogado en Uría Menéndez supone una oportunidad única de introducirse en esta profesión y conocerla en profundidad, ya que otorga la posibilidad de participar en asuntos de gran trascendencia y colaborar estrechamente con profesionales de reconocido prestigio. Asimismo, el sistema de rotaciones implantado por el despacho permite al abogado de primer año tomar contacto con diversas áreas de práctica y formar parte de equipos de trabajo diferentes. De esta manera, se obtiene una visión global de la abogacía de los negocios y se toma conciencia de las necesidades del cliente y de las soluciones que busca en cada caso.

Además, la formación es un elemento esencial, prioritario para el despacho. El plan de formación diseñado para los primeros años se articula mediante seminarios cuyo contenido incluye actualidad jurídica, resolución de casos prácticos y técnicas para el desarrollo profesional. Buena muestra del compromiso del despacho con la formación es la puesta en marcha de un campus virtual que aglutina la oferta formativa y los distintos materiales de apoyo, que quedan así a disposición permanente de todos los abogados. En definitiva, el plan de formación supone el complemento perfecto para la inmersión en la vida profesional, donde el nivel de exigencia es máximo y la búsqueda de la excelencia, constante. Afortunadamente, para alcanzar esos objetivos no solo contamos con los mejores medios técnicos y documentales, sino también con unos tutores y compañeros magníficos, siempre dispuestos a guiarte”.

Angela Álvarez<br>Asociada sénior<br>Oficina de Barcelona

Angela Álvarez
Asociada sénior
Oficina de Barcelona

 “Ya hace más de siete años que formo parte de Uría Menéndez y aquí he aprendido casi todo lo que sé sobre “ser abogado”. Desde mi experiencia personal, puedo afirmar que el despacho se caracteriza por la formación que reciben sus abogados, permitiendo mejorar día a día.

Desde el primer año Uría Menéndez apuesta por la formación de sus abogados. Así, los graduados que se incorporan entran a formar parte de un programa de formación intenso y muy completo que versa tanto sobre cuestiones estrictamente jurídicas (actualizaciones o estudios en detalle), así como idiomas o aspectos más prácticos del ejercicio de la profesión, impartido tanto por abogados del despacho como por académicos externos. Este programa formativo se compagina con el trabajo en los asuntos del departamento (en los cuales se los involucra desde el primer día).
A lo largo de toda mi carrera profesional he podido comprobar que la formación es continua tanto por el trabajo diario en los asuntos del equipo colaborando diariamente con abogados de más experiencia profesional (especialmente con socios y counsels) como por el seguimiento que realizan los tutores de cada abogado y por los programas de formación.”