Rotaciones en distintas áreas de práctica

Los abogados forman parte de un equipo de trabajo pequeño y colaboran en asuntos de gran relevancia de la mano de su tutor, un socio de la firma.

Abogados de primer año

Los abogados forman parte de un equipo de trabajo pequeño y colaboran en asuntos de gran relevancia de la mano de su tutor, un socio de la firma.

Durante su primer año en el despacho, los abogados realizan dos rotaciones de seis meses en diferentes áreas de práctica u oficinas. A lo largo de los primeros cuatro años, los abogados júnior asisten a sesiones del Plan de Formación, especialmente diseñado para adquirir los conocimientos técnicos y las competencias necesarias para llegar a ser un buen abogado.

Ignacio Magariños<br>Asociado Junior<br>Oficina de Madrid

Ignacio Magariños
Asociado Junior
Oficina de Madrid

“Desde mi incorporación al despacho, hace ya dos años, he constatado la importancia que Uría Menéndez otorga a la formación y aprendizaje de sus abogados. El programa de formación interna y el sistema de rotaciones en dos áreas jurídicas distintas, permiten al abogado de primer año obtener tanto una perspectiva general del Derecho como una amplia visión de las aptitudes y conocimientos necesarios para ser un buen abogado.

Durante mi segundo año, el despacho me ofreció la oportunidad de pasar una temporada en Buenos Aires para continuar mi formación. No lo dudé. De repente, estaba iniciando una estancia de seis meses en uno de los mejores despachos de Argentina, Marval, O’Farrell & Mairal. Este reto no solo me ha permitido asumir nuevas responsabilidades, sino también participar en el desarrollo y promoción del despacho, trabajando estrechamente con abogados de otras firmas best friend”.

Elena Picó<br>Asociada Senior<br>Oficina de Bilbao

Elena Picó
Asociada Senior
Oficina de Bilbao

“Atraída por el prestigio y la dimensión de Uría Menéndez, en el programa de prácticas de verano para estudiantes encontré la ocasión perfecta para conocer de primera mano en qué consiste el ejercicio de la abogacía. Aquella estancia de un mes en el despacho fue determinante para orientar el inicio de mi carrera profesional.

Desde el primer día de mi incorporación en la oficina de Bilbao, hace ya tres años, me he sentido parte de un gran proyecto en el que la calidad profesional y humana van de la mano y la formación de los abogados más jóvenes ocupa un papel fundamental.

Participando en los asuntos más diversos, en contacto directo con el cliente, cuento con el compromiso y apoyo permanentes de mi tutor y compañeros. Todo ello me aporta la seguridad y confianza necesarias para continuar asumiendo responsabilidades y sacar el máximo provecho de trabajar con abogados de primer nivel, lo que, gracias a la oportunidad de desplazarme que se me ha brindado, podré seguir haciendo durante los próximos seis meses en la oficina de Madrid.”