Dos alternativas a la sucesión testamentaria: pactos sucesorios y contratos "post-mortem"