"... También me llevo en la mochila haber entablado amistad con distintos compañeros, y especialmente con los demás 'Visiting Lawyers' de diferentes partes del mundo (Singapur, Sudáfrica, Dubái, Argentina, Suecia, Japón, Australia…)"

Miguel Eduardo Bolivar Tejedo

Asociado Principal

Slaughter and May

Londres

Slaughter and May se fundó en Londres hace más de 125 años, para ser exactos, en 1889. Es reconocido como uno de los despachos del Magic Circle considerados los mejores despachos de abogados de la City—.  A principios del siglo XXI se convirtió en el asesor de los principales actores del sector financiero del país. Desde ese momento y hasta hoy, siempre ha estado involucrado en las principales transacciones y operaciones nacionales e internacionales del mercado británico. Ha destacado su actuación en las privatizaciones de las mayores empresas del mercado entre los años 80 y 90 (British Airways, British Gas, British Steel…) durante la liberalización económica liderada por Margaret Thatcher, así como su participación (único despacho de abogados) durante la reciente crisis en las medidas tomadas por el Gobierno inglés de apoyo al sector financiero. El despacho tiene oficinas actualmente en Londres, Hong Kong, Pekín y Bruselas. 

Con esta breve presentación, os podéis hacer una idea de lo que significó para mí el día que me comunicaron que iba a tener el privilegio de disfrutar de una estancia de seis meses en las oficinas de Slaughter and May en Londres: una experiencia vital —no solo profesional— extraordinaria e irrepetible. 

Con esa actitud he disfrutado mi secondment, tratando de exprimir cada minuto de ese periodo. He tenido la oportunidad de formar parte de una organización en la que, al igual que en Uría, la excelencia en cada tarea que se realiza es un dogma, de trabajar codo con codo con excelentes profesionales y de participar en numerosos eventos de diferente índole.  También me llevo en la mochila haber entablado amistad con distintos compañeros, y especialmente con los demás visiting lawyers que, de diferentes partes del mundo (Singapur, Sudáfrica, Dubái, Argentina, Suecia, Japón, Australia…) con los que he disfrutado de estos seis meses y con los que he compartido muchas sesiones de formación y muchos momentos entrañables fuera del despacho. 

¡Y qué decir de Londres! Como dijo Samuel Johnson: “Cuando se está cansando de Londres, se está cansado de la vida”. Aunque no era la primera vez que visitaba Londres, sí era la primera vez que no iba como un turista al uso, lo que hace que la ciudad sea completamente diferente, aunque —eso sí— el tiempo es el mismo y, desafortunadamente, no he tenido el problema de Groucho Marx cuando dijo aquello de “Me voy porque el clima es demasiado bueno. Odio Londres cuando no está lloviendo”. Ha sido una grata sorpresa descubrir la infinidad de planes que hacer, cosas que ver, sitios que visitar (desconocidos para el turista habitual), rincones con encanto… y descubrir a los londoners, gente abierta, educada y, en cuanto hay una pint de por medio, muy divertida. 

Me vuelvo con una satisfacción enorme por lo vivido, con ilusión y ganas de afrontar nuevos retos en Uría y espero que haciendo bueno el dicho de Oscar Wilde: “El hombre que puede dominar una conversación en Londres puede dominar el mundo”.

Testimonio de cuando estuve en Londres (Marzo 2016 - Septiembre 2016)