Londres

Javier Rubio Sanz
Counsel
Desplazado a Slaughter and May

Londres
Reino Unido

"Desde un punto de vista profesional, trabajar durante un tiempo en un despacho extranjero —¡todo el rato en inglés!— te permite no solo mejorar el idioma, sino también apreciar de primera mano el trabajo diario de otros equipos en un entorno tan diferente como es el que se respira en Londres."

Desde septiembre de 2014, he formado parte del programa de intercambio de abogados de Uría Menéndez, lo que ha supuesto mi desplazamiento por un tiempo de seis meses a la oficina de Londres del despacho Slaughter and May, donde estoy integrado en el equipo de Fusiones y Adquisiciones.

Es difícil resumir en pocas palabras lo que significa esta oportunidad. Desde un punto de vista profesional, trabajar durante un tiempo en un despacho extranjero —¡todo el rato en inglés!— te permite no solo mejorar el idioma, sino también apreciar de primera mano el trabajo diario de otros equipos en un entorno tan diferente como es el que se respira en Londres. Todo ello me proporcionará, sin duda alguna, herramientas nuevas que me servirán para el desempeño futuro de mi práctica profesional.

A ello se une la gran cantidad de gente nueva que conoces: compañeros del despacho u otros abogados de bufetes extranjeros que también participan en un programa de intercambio similar, otros profesionales o clientes con los que coincides en los distintos seminarios y eventos de negocio a los que eres invitado, o los amigos de los amigos de los amigos que te presentan en una ciudad tan grande como Londres, Desde luego, es difícil aburrirse.

Con todo, si esta oportunidad profesional es increíble, la experiencia personal es impagable. El despacho se ocupa de todo lo concerniente al viaje, el alojamiento, el papeleo..., con lo que todas las necesidades logísticas que un cambio de este tipo supone están perfectamente cubiertas y, por tanto, lo que toca es disfrutar. Así, de pronto, pasas a estar trabajando entre los rascacielos de La City, comprando una tarjeta Oyster para desplazarte en un metro con tanto encanto como el de Londres, recorriendo el Támesis como su fuera lo más normal del mundo, coleccionando entradas para ver los musicales del West End, intentando distinguir cuál es la diferencia entre los miles de pubs que existen en la ciudad, comiendo en los mercadillos callejeros y, en definitiva, viviendo el día a día de una de las ciudades más vibrantes, cosmopolitas e importantes del mundo.

Testimonio de cuando estuve en Londres (Septiembre 2014 - Febrero 2015)