"...he disfrutado de planes en los alrededores de la ciudad que mucha gente de fuera no conoce, como el cambio de hoja en otoño en la cordillera de los Catskills, una escapada al vecino estado de Connecticut o las playas de Montauk"

Martín Jordano Luna

Asociado Principal

Sullivan & Cromwell LLP

Nova Iorque

Escribo estas líneas a pocas semanas de regresar a España desde Nueva York, donde me encuentro realizando una estancia de nueve meses en Sullivan & Cromwell LLP, uno de los despachos más prestigiosos de la ciudad.

Durante este tiempo me he integrado en el General Practice Group y he trabajado en operaciones de M&A y mercado de capitales con componente latinoamericano. Asimismo, he participado en reuniones con clientes y en los planes de formación de la firma como un asociado más. Esto me ha permitido evolucionar profesionalmente y ver cómo funciona por dentro una de las firmas más sofisticadas del mundo.

Como os podréis imaginar, nueve meses en la ciudad que nunca duerme (probablemente sea el ruido de las sirenas de los bomberos a las tres de la mañana la razón por la que nadie duerme) dan para mucho. ¡No todo iba a ser trabajar! Por ejemplo, he hecho amistad con algunos de los más de 120 abogados que se incorporaron a la vez que yo en septiembre de 2016 a S&C, con los otros nueve abogados visitantes de todo el mundo (en concreto de Australia, Brasil, China, Colombia, Corea del Sur, India, Japón, Nigeria y Uruguay) y con otros asociados de la firma. También he hecho buenísimos amigos en la Escuela de Derecho de la Universidad de Columbia, donde mi novia ha cursado un LL.M.

Además, he disfrutado muchísimo de la ciudad y de sus múltiples planes. Por poner algunos ejemplos, he ido a conciertos de jazz (y me he encontrado, sin esperarlo, a un tipo de San Fernando, Cádiz, que ya había visto tocando en el Café Central de Madrid), a discotecas con colas muy largas, a los famosos boozy branches (que es como una comida con amigos y espirituosos un sábado, pero en domingo), a museos extraordinarios o, por cortesía de las visitas que hemos tenido en casa, a partidos de la NBA y NHL y a obras de Broadway. Y no solo eso, sino que he disfrutado de planes en los alrededores de la ciudad que mucha gente de fuera no conoce, como el cambio de hoja en otoño en la cordillera de los Catskills, una escapada al vecino estado de Connecticut o las playas de Montauk.

En fin, mirando hacia atrás puedo decir que estos nueve meses me han cambiado la vida por muchas razones, algunas de las cuales no procede contar en este foro, y todo ello debo agradecérselo a Uría Menéndez. Creo que no me equivoco al decir que no hay otro despacho de abogados en España que dé tantas oportunidades internacionales a sus abogados como Uría Menéndez. Y esta sección da buena cuenta de ello.

Testimonio de cuando estuve en Nueva York (Septiembre 2016 - Mayo 2017)